Perfecta para las personas que sufren intolerancia a la lactosa y quieren reducir la ingesta de grasas sin renunciar al sabor de la leche de siempre. La leche semidesnatada sin lactosa ecológica de Asana procede de vacas que pastan en libertad cuando la meteorología lo permite y se resguardan en amplias fincas con capacidad para desplazarse libremente en las épocas más frías.

Son estas condiciones las que hacen que las ganaderías que producen la leche semidesnatada sin lactosa BIO de Asana estén certificadas como de producción ecológica.

Leche de vacas que se alimentan en libertad, de forma sostenible en los prados de montaña bañados por el lago Gmunden de los Alpes. Un entorno natural que junto con las formidables condiciones como vaca lechera de la raza Fleckvieh convierte la semidesnatada sin lactosa bio de Asana en una leche de sabor único.

Esta materia prima excepcional está libre no sólo de aromas o colorantes artificiales. El Certificado Ecológico Europeo que avala la calidad de Asana garantiza que el proceso de producción respeta el ciclo de vida y reproducción natural de nuestras vacas; en definitiva, el bienestar animal.

Como resultado, la leche semidesnatada sin lactosa ecológica de Asana es apta para las personas con intolerancia a la latosa y contiene la mitad de materia grasa que la entera. Un vaso de leche semidesnatada sin lactosa BIO, sin embargo, aporta todo el calcio de un vaso de la leche de siempre, 120 miligramos o lo que es lo mismo: el 15% de los valores nutricionales recomendados en la dieta diaria.

Leche semidesnatada sin lactosa

€1.79Precio

    © 2017 por Saray Ordóñez