Pasta de Umeboshi, también conocida con el nombre de bainiku, se prepara a partir de la carne de la fruta: Ciruela Umé deshuesada ( una variedad de albaricoque).

La presentación en forma de pasta permite preparar fácilmente condimentos y salsas, resultando su uso en la elaboración de salsas para la ensalada, en sustitución del vinagre, patés, extendida sobre una rebanada de pan, etc, más cómodo.

 

  • Destaca por su elevado aporte de ácido cítrico, uno de sus elementos fundamentales en sus efectos saludables.
  • Favorecen el tránsito intestinal.
  • Rica en en vitaminas y minerales, y de modo especial, calcio, hierro y fósforo.
  • Sin aditivos químicos.

Cantidad: 250 gramos

Modo de uso:

  • Tomar directamente una cucharita rasa o extenderla sobre una rebanada de pan.
  • Diluida en agua esta pasta es un deliciosos condimento de ensaladas y verduras.

Recetas recomendadas:

  • Diluir un poco de Pasta de Umeboshi en una taza de té kukicha, se obtendrá un excelente tonificante para el cuerpo que colabora a la digestión.
  • Colocar una pequeña cantidad de La Pasta de Umeboshi en el centro de un bola de arroz integral envuelta con un trozo de alga nori, previamente tostada a la llama del gas. Esta receta es muy recomendable para restablecer el equilibrio físico y psíquico.

Propiedades digestivas:

 

Los productos elaborados a partir de la fruta umé colaboran positivamente a mantener el buen funcionamiento de todo el sistema hepático-digestivo y evita la proliferación bacteriológica indeseable. Normalmente, las bacterias procedentes de la boca son eliminadas por el ácido clorhídrico en el estómago. El estómago de una persona sana siempre es ácido, por lo que las bacterias que causan intoxicaciones alimentarias y otros problemas se destruyen en el estómago. Sin embargo, cuando el estómago está en condiciones de debilidad o la secreción de jugo gástrico no funciona correctamente, las bacterias pasan por el estómago y llegan a los intestinos con vida.

Los ácidos orgánicos de las ciruelas umé vuelven ácidos temporalmente los intestinos para evitar que las bacterias vivas aumenten en número. Después de ser absorbido a través de la pared de los intestinos, los ácidos orgánicos se alcalinizan y entran en el torrente sanguíneo para mantener alcalina la sangre.

Los ácidos orgánicos que contiene la fruta umé son eficaces para el estreñimiento y la diarrea, ya que normalizan la función de los intestinos mediante la esterilización de sólo la lipoproteína de baja densidad, sin alterar la lipoproteína de alta densidad.

La gama de productos umeboshi de Mimasa es elaborada con sistemas tradicionales de Japón, por lo que son de plena garantía. Se presentan en tres variedades

 

Fuente de ácido cítrico

El ciclo de ácido cítrico es fundamental en nuestro cuerpo para superar la fatiga. Durante la asimilación de nutrientes (proteínas, hidratos de carbono, grasas y vitaminas) se originan las llamadas substancias fisiológicas de la fatiga: ácido láctico, pirodextrosa o glucosa. Si el cuerpo no funciona adecuadamente, estas sustancias no son eliminadas suficientemente y acidifican la sangre, con la consiguiente fatiga. El ácido cítrico separa el ácido láctico en ácido carbónico y agua, que son eliminados fácilmente. Por esta razón, la ingestión diaria de una umeboshi, que contiene mucho ácido cítrico, ayuda a superar la fatiga y retarda el envejecimiento. El ácido cítrico de la umé se da en mayor proporción que en el limón y se asimila mejor.

El ácido cítrico también ayuda a la fijación y absorción del calcio. La razón por la que las mujeres embarazadas a menudo antojan algo ácido al principio del embarazo es una necesidad instintiva de ácido cítrico, lo que aumenta la tasa de fijación del calcio para la formación de la estructura del esqueleto del embrión.

El ácido cítrico no sólo controla la secreción del jugo gástrico, sino que ayuda a prevenir las úlceras de estómago y ayuda a estimular el apetito de las personas débiles o ancianas.

Los productos elaborados a partir de la fruta umé colaboran positivamente a mantener el buen funcionamiento de todo el sistema hepático-digestivo y evita la proliferación bacteriológica indeseable. Normalmente, las bacterias procedentes de la boca son eliminadas por el ácido clorhídrico en el estómago. El estómago de una persona sana siempre es ácido, por lo que las bacterias que causan intoxicaciones alimentarias y otros problemas se destruyen en el estómago. Sin embargo, cuando el estómago está en condiciones de debilidad o la secreción de jugo gástrico no funciona correctamente, las bacterias pasan por el estómago y llegan a los intestinos con vida.

Los ácidos orgánicos de las ciruelas umé vuelven ácidos temporalmente los intestinos para evitar que las bacterias vivas aumenten en número. Después de ser absorbido a través de la pared de los intestinos, los ácidos orgánicos se alcalinizan y entran en el torrente sanguíneo para mantener alcalina la sangre.

Los ácidos orgánicos que contiene la fruta umé son eficaces para el estreñimiento y la diarrea, ya que normalizan la función de los intestinos mediante la esterilización de sólo la lipoproteína de baja densidad, sin alterar la lipoproteína de alta densidad.

Elaboración del Umeboshi

Procede de las Ciruelas Umé que no cumplen con las condiciones de tamaño y forma que requiere el mercado.

La Umé es seleccionada, lavada, adobada con sal, conservada y decolorada con hojas de shiso, en un proceso de fermentación que dura varios meses.

En él se incrementa su contenido en ácido cítrico, uno de sus elementos fundamentales en sus efectos saludables.

Historia

La planta de umé forma parte de la cultura japonesa desde hace siglos. La umeboshi se llevó por primera vez a Japón hace unos 1.500 años, como una medicina hecha a partir de la fruta umé. La eficacia de la umeboshi se ha documentado en los libros de medicina china desde hace 3.000 años. Su uso se hizo popular entre los sacerdotes y los guerreros samurai a partir del siglo XII.

Durante las guerras de los siglos XV y XVI, los guerreros samurai tenían en gran estima la Umeboshi, llevándola siempre encima para “resucitar”, incluso cuando estaban al borde de la muerte. En esta época, la umeboshi todavía se consideraba sólo medicamento. No fue hasta el siglo XVII que cada familia comenzó a fabricar umeboshis en su casa.

La Umeboshi finalmente se utilizó en las familias de forma habitual en el siglo XIX. En ese momento, existía la costumbre de verter el té verde sobre la umeboshi y un poco de alga Kombu para su uso como tónico revitalizante. Hoy en día, la Umeboshi se considera un encurtido tradicional japonés y se come o bien con el arroz o sola.

Umeboshi ciruela mimasa

€12.92Precio

    © 2017 por Saray Ordóñez